3 problemas legales en inmuebles que debes evitar

Los documentos son tan importantes como tu vivienda y esto es lo que debes revisar para estar seguro de contar con respaldo oficial.

Dejar en pausa o “para después” los trámites de documentos tan importantes como los del hogar, suele pasar. No por eso se deben dejar así, por el contrario hay que tenerlos en regla para comprobar nuestra propiedad y así tener el respaldo oficial que nos avale como propietarios. Existen 3 problemas legales en inmuebles que debes evitar, sigue estos consejos.

3 problemas legales en inmuebles

1. ¿Extraviaste las escrituras de tu propiedad?

Como primer paso hay que verificar si se cuenta con una copia simple de la escritura o algún recibo que acredite su existencia, asimismo el número del documento, fecha y notaría. Con ellos se podrá acudir a:

  1. Notaría que emitió la escritura.
  2. Archivo General de Notaría, donde se podrá solicitar un copia certificada, previo pago de derechos.

Aunque si no se cuenta con la copia o folio de rastreo, se puede acudir al Registro Público de la Propiedad con los datos de identificación del inmueble, como recibo de agua o predial, para solicitar un antecedente registral de ese bien inmueble.

Este documento mostrará al último dueño, título de propiedad y número de escritura pública junto a la fecha y notario que la registró. Con esos datos podrás solicitar una copia certificada en cualquiera de lo organismos autónomos de registro de bienes en tu ciudad.

El costo para recuperar tus escrituras varía de acuerdo a la entidad y la notaría. Pero si aún no realizas el proceso, te interesará saber cuánto vale escriturar.

2. ¿Habitas en una casa que heredaste sin adjudicar?

La adjudicación por herencia resulta ser el último paso de un juicio sucesorio o procedimiento de legalización de un testamento con respecto a la entrega del bien de la persona fallecida, al o los herederos.

Un proceso necesario ya que de no realizarlo, el difunto seguirá apareciendo como propietario del inmueble lo que a futuro podría ocasionar algunos problemas. Por otro lado, si no se cuenta con un testamento habrá que tramitar una sucesión intestamentaria obligando a que se verifiquen puntos importantes como: existencia de hijos –dentro o fuera del matrimonio, siempre y cuando estén reconocidos–, esposo o esposa y bajo qué régimen se unieron en matrimonio –bienes separados o sociedad conyugal–. Esta información otorgará el porcentaje específico para cada caso.

3 problemas legales en inmuebles

A continuación, el juez o notario determinará a los herederos. Para ese entonces, los beneficiarios deberán realizar un inventario detallado de los bienes, asimismo una valuación y proyecto de partición que deberá ser aprobado por el mismo juez.

Después se convocará a junta para nombrar al albacea representante de la sucesión, mismo que tramitará el juicio. Aprobado el proyecto se adjudicará la herencia, pero cabe mencionar que ni el cónyuge ni lo hijos tienen prioridad, ya que se reflejará como porcentajes.

Por ejemplo: para el caso de dos hijos, el porcentaje se dividirá en 3 partes iguales (33.33%), solo si el cónyuge no cuenta con bienes propios del mismo valor que recibirán los hijos. Para sociedades conyugales, el cónyuge tiene derecho al 50% y el resto se divide entre los hijos.

3. ¿El inmueble no está inscrito en el Registro Público de la Propiedad?

Es común que el primer dueño omita trámites por desinterés y en esta situación se debe iniciar un proceso de inmatriculación. También es usual que cuando no existen escrituras, es posible que esté inmatriculada.

Tener terrenos sin construcción o incluso una división de zonas colindantes no significa que la propiedad no esté determinada, aunque el contrato de compraventa sea de 1960 y sin registro. Lo importante aquí es que en la escritura pública se consigna el derecho de propiedad de manera fehaciente.

En otras palabras, la escritura pública te reconoce como propietario frente a todos. Sin embargo, al no registrarse el contrato, sólo será válido entre comprador y vendedor.

Para registrar un bien inmueble ante las oficinas del Registro Público de la Propiedad es necesario acompañar al documento público o privado, ya sea título de propiedad, escritura pública o contrato privado, de la siguiente documentación:

  1. Acta de levantamiento topográfico o deslinde catastral.
  2. Inscripción ante el Registro Público de la Propiedad.
  3. Certificado de libertad de gravámenes ante el Registro Público de la Propiedad.
  4. Certificado de libertad de gravámenes fiscales.
  5. Avalúo sobre la propiedad.
  6. Declaración del Impuesto sobre la Renta.
  7. Declaración del Impuesto sobre Adquisición de Inmuebles.

En definitiva, hasta el panorama más complicado tiene una solución. No dudes en seguir estos consejos y acudir al notario para asegurar tu patrimonio.

 

 

Compartido por: Mtro. Manuel Chaparro Flores

Fuente: Ideas Mercado Libre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *