El nuevo techo del estadio Mercedes-Benz es una locura

A 92 metros sobre el campo de Atlanta United (Estados Unidos), ocho “pétalos” gigantes, de 500 toneladas cada uno, se deslizaban silenciosamente sobre largas pistas, y un óvalo irregular aparecía y comenzaba a asomarse el cielo.

Unos ocho minutos después -cuatro minutos más rápido de lo que los ingenieros y arquitectos siempre habían predicho- el techo del estadio Mercedes-Benz estaba completamente abierto, el logro más destacado, aunque retrasado, de un proyecto de 1.500 millones de dólares en media década.

“No es ninguna exageración decir que este es de lejos el techo más complejo, intrincado e interesante de un complejo deportivo en cualquier parte del mundo”

Once meses, 2,5 millones de invitados, 54 eventos, algunas filtraciones de agua y un Campeonato Nacional de Fútbol Universitario pasaron ahí desde que se inauguró el estadio. Ahora se le da la bienvenida al maravilloso techo que se abre y cierra presionando un solo botón en una sala de control de la planta baja, cerca de la zona de prensa.

La pregunta del millón: ¿qué llevó tanto tiempo?

“Llegamos a la conclusión el verano pasado de que el [peso de los pétalos] tenía que estar equilibrado a través de los dos rieles [de apoyo], de lo contrario, crea resistencia que quemaría prematuramente el sistema de propulsión, que está diseñado para durar 30 años”,explicó Egan.

Y continuó, “Sabíamos exactamente lo que teníamos que hacer, nos quedamos sin tiempo antes de que fuera el momento de abrir el edificio”. “El techo siempre ha funcionado… era solo una cuestión de que no queríamos ejecutarlo con frecuencia, debido a la resistencia. La gente pensó que el techo estaba roto… o tenía problemas de diseño. Ese nunca fue el problema”.

Compartido por: Mtro. Manuel Chaparro Flores
Fuente: Intriper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *