¿Encarecerá mercado inmobiliario con descentralización?

Sin freno la construcción de oficinas en la CDMX

La mayoría de las ciudades no cuenta con infraestructura ni oficinas Tipo A para este proyecto 

El plan de descentralización para mudar a las dependencias federales del gobierno de Andrés Manuel López Obrador es un reto ambicioso, pero con muchas oportunidades que generarán un impacto al sector inmobiliario y de infraestructura, de acuerdo con varios especialistas.

Sergio Pérez Castilleja, executive managing director de Newmark Knight Frank Latinoamérica (NKF), el principal reto para la mayoría de las ciudades destino de estas dependencias es atender el déficit de infraestructura de oficinas, principalmente Tipo A, en ciudades como Morelia, Tlaxcala y Chetumal, situación que se puede resolver con tiempo y capital.

“La descentralización plantea un desarrollo económico mucho más homogéneo, un desarrollo urbano más parejo, así como la desconcentración paralela de corporativos en el país; si esto se lleva a cabo de buena manera vamos a terminar con ciudades donde se genere tal fuerza laboral y una ola de incremento a nivel educativo, profesional y de derrama económica que detone un desarrollo adecuado para la vivienda, servicios y equipamiento”, señaló.

Sin embargo, una de las dudas que más se ha generado en torno a este plan es el de la capacidad de dichas ciudades para dar alojamiento a miles de familias que, de acuerdo con el especialista de NKF podrían ser cerca de 175,000 empleados en la primera etapa.

“Sí habrá de incremento de absorción en estas entidades y el mercado interno de la ciudad seguirá creciendo, siempre y cuando las instituciones financieras y las instituciones hipotecarias estén apoyando el crecimiento interno”, en palabras de Eric O’Farrill, socio director de Coldwell Banker Urbana.

Agregó que el inventario ha crecido casi el 60% durante el último año, por lo que esperan un mayor ritmo de oferta spot, sobre todo a una mayor orientación inmobiliaria de los usuarios para adquirir segunda vivienda o invertir para alquilar en estas nuevas plazas, desarrollar en segmentos residencial y residencial plus.

¿Y los costos?

A pesar de la situación, Eric O’Farrill descarta que haya una distorsión en el mercado inmobiliario pues los precios se mantendrán bajo la oferta y la demanda, y dependiendo del volumen de gente que se vaya a mover, así como sus salarios. 

“Yo calculo que ciertas entidades podrían tener un incremento de hasta el 10% o 15%, sobre todo con vivienda de tipo medio”, indicó el especialista.

De acuerdo con el sitio inmobiliario Propiedades.com en las ciudades en donde se ubicarán las nuevas secretarías, los precios más altos se concentran en Monterrey, donde comprar una casa en Monterrey tiene un precio medio de 4.95 millones de pesos. Le sigue Querétaro, con 2.94 millones de pesos por casa y San Luis Potosí, con 2.7 millones de pesos.

En el segmento de rentas, las casas más caras se encuentran en Tijuana, cuya renta asciende a 16,689 pesos mensuales, seguida de Monterrey, Querétaro y Oaxaca, con alquileres mensuales de 15,000 pesos.

En cuanto a los departamentos, nuevamente los inmuebles más caros a la venta se encuentran en Monterrey, con un costo medio de 3.58 millones de pesos por propiedad. En segundo lugar, se encuentra La Paz, Baja California Sur, con departamentos en 3.48 millones de pesos y en el tercer puesto Querétaro, con 2.57 millones de pesos.

Mientras que los departamentos en venta más económicos se encuentran en Colima, con un precio medio de 350,000 pesos; Tlaxcala, con 450,000 pesos y Pachucha, con 495,000 pesos.

 

 

Compartido por: Mtro. Manuel Chaparro Flores
Fuente: Centro Urbano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *