Vivir de las rentas: el reto de la vivienda en alquiler en México

Alta demanda, poca oferta, inversión con altos rendimientos, ventajas a mediano y largo plazo, riesgos mitigables, oportunidades de desarrollo, modelo de negocio viable, necesidad de un marco legal e institucional: todo esto y más es el mercado de la vivienda en renta en México.
Con 10 años moldeándose de manera formal, la urgencia de esquemas de vivienda en renta ha quedado patente luego de los sismos de septiembre de 2017 cuando a la demanda cotidiana se sumó la demanda de una población que requería con premura cambiar de casa, encontrar un nuevo departamento.

Pero la urgencia no está únicamente en la coyuntura, la creciente demanda de vivienda en renta ya no sólo se ubica en las grandes metrópolis del país, tampoco en las ciudades secundarias o industriales que atraen a mano de obra de manera constante, también en ciudades pequeñas, Pueblos Mágicos, destinos turísticos: hoy rentar es un estilo de vida que atrae cada vez más a una buena parte de la población en México.
Para Lamudi, 2018 significará la consolidación de la vivienda en renta como tendencia inmobiliaria, nadie podrá negarlo después del transcurrir de estos 12 meses: la vivienda en renta es una forma de vida y, por tanto, requiere ser atendida y desarrollada.

Formal o informal: viejas y nuevas formas de rentar a la mexicana

En un país con más de 120 millones de habitantes que, además, alberga la cuarta metrópoli más poblada del mundo –CDMX– y con un bono demográfico joven, el abanico de posibilidades que presenta rentar vivienda es enorme pues además de la tradicional renta, existe la renta por estancias cortas, en departamentos amueblados, la renta de vivienda vacacional y de ahí, todas las tendencias habitacionales que pueden desarrollarse según las necesidades que el mercado demande.

Rentar “a la antigüita” funciona para una parte de la población, sin embargo, es insuficiente en un mercado tan gigantesco como es hoy el mercado de vivienda en renta mexicano. El INEGI ha calculado que hoy existen 5.4 millones de viviendas, entre casas y departamentos en renta, a lo largo y ancho de la República Mexicana y se estima que, anualmente, 650 mil nuevas familias requieren de vivienda.
Las oportunidades de hacer negocio y “vivir de las rentas” es algo todavía más viable a gran escala gracias a la existencia de los instrumentos de financiamiento para el desarrollo inmobiliario.

Las FIBRAS -Fideicomisos de Inversión en Bienes Raíces- y los CKD´s -Certificados de Capital de Desarrollo- se convierten así, en los vehículos perfectos para el desarrollo de vivienda en renta pues permiten hacer frente a una inversión grande y a largo plazo como es la construcción de torres departamentales destinadas a la renta.
Y es que desarrollar vivienda en renta no es igual a desarrollar vivienda para la venta, pero gracias a estos instrumentos, a una buena disposición de las autoridades por impulsar su desarrollo, así como a un marco legal e institucional que brinde seguridad y proteja a quienes apuestan por esta forma de construir vivienda el mercado va avanzando.

Actualmente AbiliaGreystarSìRentaPrudentialMetro Building son algunos de los gigantes inmobiliarios mexicanos que han aceptado el reto de desarrollar vivienda en alquiler en México.
City RentPuerta Alameda, todos en CDMX, son parte de la nueva oferta que busca inquilinos y que ofrece particularidades y valores agregados que buscan atrapar a ese segmento de la población que ha decidido que rentar es mucho más conveniente para ellos pues no sólo ofrece flexibilidad.

En la nueva forma de ofertar vivienda en renta se está buscando desarrollar en lugares estratégicos, bien conectados, barrios que cuenten con todo lo necesario para vivir, que permitan una movilidad rápida de casa al trabajo y viceversa, y en casa, todo lo que uno ocupa: supermercado, centro comercial, salón de usos múltiples, gimnasio, áreas verdes: la renta del siglo XXI busca ser glamurosa y funcional a la vez.

 

Compartido Por: Mtro. Manuel Chaparro Flores.
Fuente: Inmobiliare

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *